Home Page Image

Origen Sunmerio del Caducéo uno de los símbolos de la medician actual 




Sistemas Florales Aureos

TERAPIA DE LUZ

Tres sistemas Florales áuricos

Al elaborador Sr. Pedro López Clemente, luego de su vinculación creativa en el campo del desarrollo de la terapéutica y construcción de esencias florales, sintetizando varios métodos de trabajo, se le permite diseñar una nueva línea de sistemas de esencias terapéuticas llamadas esencias áureas.

Las esencias áureas son un sistema de remedios vibracionales, que si bien pueden relacionarse con las esencias florales convencionales, se diferencian notoriamente por su rango y direccionalidad energética. Las esencias áuricas se distinguen de las esencias tradicionales, que sólo contienen la información especifica y propia de cada flor, al incluir una información adicional de carácter geométrico (Lenguaje Luz).

Dichas diferencias tienen su origen fundamentalmente en los procesos de elaboración. Para ello estos sistemas además del contar con los protocolos para elaborar esencias terapéuticas del Dr. Bach, cuentan con protocolos espagíricos de la tradición alquímica. Estos últimos son los que le confieren a las esencias la cualidad de resonancia o vibración “áurea”.

La Tradición Alquímica consideraba que, el oro trasmutado adquiría cualidades energéticas, capaces de liberar poder curativo. Al ser metal noble por excelencia, su energía vibracional-áurea, es capaz de ennoblecer aspectos de la “Psique” mancillados por la personalidad, devolviéndole su estado “Dorado”. Claro está, que no se trata de un oro metálico y de acción o cualidad de orden físico, sino vibracional.

Hoy día, a través del conocimiento de la nueva física y la investigación de la medicina vibracional, se va redescubriendo esta cualidad “áurica”, tan altamente apreciada en la antigüedad.

El porque del desarrollo de esta esencias que se salen de la línea convencional de sistemas florales, tiene mucho que ver con la búsqueda de un nuevo “techo” en la “cura” del ser humano, tanto de desequilibrios conocidos, como de desequilibrios menos conocidos relacionados con la “amnesia primordial” del hombre (el no recuerdo de sí).

Como fruto de esta síntesis de elaboración y de esta nueva resonancia, se obtiene una acción mas profunda, amplia y eficaz en liberar y aliviar, al tiempo y sin alternancias, los bloqueos emocionales y las consecuencias asociadas a dichos bloqueos.

En cuanto al modo se usarlas también las esencias áureas tienen características muy particulares. De acuerdo a la recomendación del elaborador, al momento de emplearlas siempre se ha de utilizar como máximo 3 esencias y 3 gotas de cada una de ellas.

Debido a que cada uno de los 3 sistemas, es en sí mismo un sistema completo e independiente, se pueden usar de modo separado o bien coordinadamente entre ellos. Vale decir, siempre se utiliza 3 esencias áureas ya sea de un sólo sistema o una mezcla de dos o los tres sistemas.

De igual forma como las esencias tradicionales se pueden mezclar entre sí al momento de prepara una dilución, tampoco existe impedimento alguno para mezclar estas con las áureas.

Muy por el contrario, cualidades especificas de las esencias áureas permiten un manejo diferente. En tal sentido es importante destacar que al usarlas en la preparación de una dilución que contenga esencias de los sistemas convencionales, las esencias áureas no se cuentan como número.

Lo anterior se explica porque las esencias áureas se mueven en un rango vibracional diferente a las esencias tradicionales. Como es sabido, al utilizar en una mezcla las esencias tradicionales, el número máximo recomendado es de 6. De modo que si nos ponemos en el supuesto de que mi dilución ya contenga el máximo, a ella aún le puedo agregar 3 esencias áureas y como estas no se suman a las anteriores esto no significará un total de 9 esencias, sino que, por corresponder a planos diferentes, seguirá siendo 6 y 3.

El significado de esta bondad de las esencias áureas, en términos de resultado, obviamente, es que me permite ampliar la cobertura terapéutica en el manejo de esencias florales.

Dentro de la línea de las Esencias Áureas están:

  1. El Sistema Las Flores del Alba (Presentación: 11 esencias de 20 ml.) Estas esencias trabajan sobre el “psiquismo celular” y la coherencia de frecuencias energéticas a nivel celular. Son esencias de Equilibrio y Restauración; esto es, ayuda a recobrar lo que se entendería por equilibrio psicoemocional normal.
  2. El Sistema Las Damas Áureas (Presentación: 11 esencias de 20 ml.) Las Damas trabajan sobre los “defectos psicológicos” y la coherencia de frecuencias energéticas a nivel de las siete áreas mentales. Son esencias de Catarsis y Autoconocimiento que posibilitan entrar en otro nivel de apreciación de sí y entender los niveles de equilibrio por alcanzar.
  3. El Sistema Las Rosas de Percival (Presentación: 11 esencias de 20 ml.) Las Rosas han  sido desarrolladas para trabajar sobre la “resonancia” inactiva de los fluidos por causa de los defectos psicológicos. Son esencias de Recuerdo y Evolución que posibilitan, en función de la propia coherencia interior, una apreciación menos virtual y mas real de mundo.

 

Sistema Las Flores del Alba:

Las Flores del Alba van dirigidas a minimizar la nutrición del “psiquismo celular” heredado de los ancestros, psiquismo que impide acceder a niveles de pensamiento genuino y que hace predominar la conciencia existencial sobre la transcendente, reforzando con ello los defectos psicológicos o defectos de apreciación.

El trabajo principal de este grupo floral es el equilibrio y restauración sobre la información psíquica celular transmitida generacionalmente; así como sobre bloqueos de dicha información adquiridos por incoherencia de vida.

Este grupo es el mas parecido, por constitución energética, a los sistemas de esencias florales convencionales ya que tiene mas proporción de información floral que “áurea”. Su uso igualmente es muy sencillo, con el añadido de poder manejar cualquier situación, con máxima eficacia y sólo 11 elementos.

Sistema Las Damas Áureas:

Las Damas Áureas se llaman así por tener como base floral a la Epiphyllum oxypetalum conocida como Dama de la Noche.

Su acción energo-vibracional es primordialmente mental, pues ayudan en el alineamiento energético y de sistemas de frecuencias que enlazan las 7 áreas mentales y con ello, en la erradicación de los defectos psicológicos. Dichos defectos se gestan por la disparidad del psiquismo celular y están íntimamente asociados a “alteraciones emocionales capitales” y sustentados en la necesidad de autoidentificación y de singularidad. Produciendo tanto inercia de desvío constante de las metas de autoconocimiento, como la continuada perdida de energía fina, lo que conlleva, a su vez, densificación de la conciencia y parasitación mental por parte de niveles mentales ajenos (inconsciente colectivo, etc.) que se nutre de la referida perdida e induce a error en la búsqueda del propio camino.

Estas esencias trabajan sobre nueve defectos de apreciación fundamentales. Son defectos de circuitos energéticos, que a su vez sustentan patrones emocionales o de conducta errónea como la ira, la codicia, la lujuria, la soberbia, etc. Que impiden encontrar la propia vía. En la medida en que disminuye la necesidad de “importancia personal”, aumenta la vibración superior de la pineal y con ello la posibilidad de salir del circuito vicioso establecido entre “psiquismo celular” y psiquismo ordinario. Conviene tener en cuenta que la mayoría de los desequilibrios y enfermedades están sustentadas en la inmadurez para enfrentar el mundo que conllevan los “defectos psicológicos”.

Las Damas Áureas oponen una frecuencia armónica .- virtud o correcta apreciación- a una frecuencia “viciada” –defecto psicológico”- armonizando  así “cabeza y corazón”.

Si bien las Flores del Alba posibilitan grandes alivios en la “cura ordinaria” al reducir la “presión celular” y con ello la conflictividad básica, el “caballo de batalla” fundamental, son las Damas Áureas, ya que a partir de la apreciación de los defectos psicológicos comienza la posibilidad de desligarse de la “macromente colectiva” y de hallar el propio camino.

Dentro de las esencias del sistema Damas Áureas se  puede distinguir dos grupos:

  1. las primeras nueve de ellas esta dirigidas a  trabajar directamente sobre nueve defectos de apreciación, y
  2. las dos últimas son de apoyo o complementarias.

Sistema Las Rosas de Percival:

Las Rosas de Percival su base floral son 11 rosas y su vibración áurea tiene mayor relieve que los dos anteriores. El fin de este grupo es después de asumir los defectos psicológicos- activar y potenciar resonancias genuinas instaladas en los fluidos y sutilizar la vibración del timo y con ello mayor posibilidad de verdadero cambio de dirección - Metanoia” o cambio de mente- y acceso a la “Gran Cura” o conocimiento de sí. Este grupo requiere de formación especial.

En síntesis, las Flores del Alba y las Damas Áureas son esencias de fácil manejo y con excepcionales resultados en cualquier tipo de desequilibrio. Mantienen el carácter de inocuidad de todas las esencias florales, incluso presentar una menor posibilidad de  ocurrencia de episodios de “crisis curativas” que las tradicionales. El tercer sistema áureo, Las Rosas de Percival, si bien igualmente bondadosas en su manejo que los anteriores, su empleo requieren otro nivel de formación vibracional para su eficaz utilización.

Las Esencias Áureas no tienen acción o efecto fisiológico alguno y todas las acciones referidas anteriormente son de cambios vibracionales sin incidencia biológica.

 

Modo de empleo:

Las esencias áureas tienen una aplicación similar al resto de  sistemas florales incluidas las Flores de Bach, pero con las siguientes excepciones:

  1. Para no variar la resonancia “áurea” es necesario aplicarlas o administrarlas siempre en dilución del extracto y no puras (como si  se puede hacer con las esencias tradicionales).
  2. Basta con diluir 3 gotas en el concentrado para 30cc de solución
  3. Se pueden mezclar como máximo tres esencias áureas (albas, damas y rosas) en una fórmula. Es necesario aclara que una vez dadas las tres áureas en la fórmula, si se incluye la Flor de Lys esta no cuenta como número.
  4. En mezcla con esencia convencionales, las flores áureas no cuenta en cuanto numero máximo a mezclar.

(Ejemplo de máximo en una dilución: 6 convencionales + 3 áureas + Flor de Lys)

  1. No precisan armonizadores o potenciadores.
  2. Por su cualidad áurea  tienen capacidad de “auto-recargar”. Viéndose así, menos afectadas por radiaciones comunes.

Continua, el hallazgo una nueva flor perdida en la historia,  La Flor de Lys