Home Page Image
Flor del Magnolio
 


Terapia Floral

 

El Doctor Edward Bach, gestor de la terapia floral, afirma que "Nunca se podrá erradicar ni curar la enfermedad con los actuales métodos materialistas, por la sencilla razón de que la enfermedad no es material en su origen...". Según él, "la enfermedad es la resultante de un alejamiento entre el alma y la personalidad..." "a pesar de lo cruel que a veces nos pudiera parecer, toda enfermedad es una aliada del alma, que señala en que nos estamos desviado."

Para cualquiera resulta fácil entender la asociación entre enfermedad y oscuridad. La negra noche del alma nos habla de esta asociación.

En la naturaleza todo esta vibrando, es decir resuena, la perdida de la resonancia armónica permite la entrada de la enfermedad. En tal sentido el humano puede perder su frecuencia armónica ya que por naturaleza tiene miedo, por lo que le es muy fácil entrar en un desequilibrio energético; no nace capacitado para actuar o asumir lo que le ocurre, y cuando no asume o no puede "digerir" algo, se produce una salida del rango de sus frecuencias armónicas.

El miedo desorganiza un sector del campo electromagnético lo que produce una vivencia emocional alterada, que no ocurre por un efecto mental, sino por el tipo de conexión con el circuito energético.

Por ejemplo, en la distonía neurovegetativa la mente saca de rango el nivel parasimpático del sujeto. Es la perdida del rango energético lo que produce una alteración y tiene consecuencias emocionales. Se puede tener fortaleza mental para no alimentar esta emoción, para no alinear la mente con el desequilibrio y como resultado no amplificar aun mas el conflicto. Esto es lo que se entiende como madurez: la capacidad mental de afrontar un desequilibrio energético y volver a la banda armónica.

Las incoherencias en la vida afectan al campo electromagnético, no a la mente ni a las emociones, pero una vez que son llevadas a actos, sí existe repercusión a ese nivel.

Los textos sagrados contienen instrucciones para recuperar la memoria de quienes somos, para activar la epífisis y cambiar los isótopos de hidrógeno, lo que activa su luz (esto se da por la coherencia entre lo que se hace y lo que se piensa).  Juan salvador gaviota  dice que las alas no son para llenarnos el estomago sino para descubrir quienes somos.

Como el submundo vegetal en orden jerárquico es inferior al nivel humano, los paquetes armónicos de las plantas nos pueden pasar mucha información acerca de nuestra disarmonía biológica y mental, pero no lo pueden hacer con las disarmonías del alma. Las esencias florales buscan  curar el cuerpo energético del hombre para permitir que el alma se una a él. En otras palabras, estos paquetes armónicos de energía no pueden devolvernos la memoria de quienes somos (alma), solo nos permiten saber lo que no somos a nivel existencial (personalidad). Las plantas tienen información que nosotros por distintas situaciones hemos perdido.

Se puede decir que las esencias florales tradicionales circunscriben su accionar a la armonización del campo electromagnético y su incidencia, y las esencias áureas actúa, vibracionalmente, a través de la armonización de "frecuencias maestras" de diversas "llaves" energéticas (pineal, pituitaria, hipotálamo, etc.). Con ello se acentúa la apreciación del desacuerdo o alejamiento real entre mundo interno y externo, entre alma y personalidad, e incrementa la capacidad de aliviar y resolver mas profundamente las consecuencias energéticas de dicho alejamiento.

No pueden instalar información superior en nosotros, pero lo que sí hacen es: desinstalar información desequilibrante. Si bien, no pueden decirnos quienes somos, las esencias florales si pueden trabajar la 1ra dificultad del hombre, el miedo y la incertidumbre. Al poner o instalar un paquete armónico de energía en nuestro campo, estamos apagando el fuego de la incertidumbre.

Los nudos que se derivan de los temores, comienzan a nivel mental. Si no son resueltos a este nivel van al nivel emocional, luego a nivel endocrino, hasta llegar a nivel físico o biológico. Una negación en el mundo mental tiene una consecuencia, lo que no se resuelve a nivel intangible baja a nivel tangible, biológico.

Quizás esta es una buena síntesis de lo dicho por el Dr. Bach: "no existe curación si no se da un verdadero cambio interior".